Villa Cura Brochero: El Encanto, una finca para visitar y disfrutar

Villa Cura Brochero: El Encanto, una finca para visitar y disfrutar

La finca El Encanto es un espacio recreativo y educativo para las familias e instituciones educativas que quieran conectarse con la naturaleza, realizar actividades de granja y saborear deliciosa comidas caseras. Se encuentra a 3 km de Villa Cura Brochero y se llega por el camino al paraje La Gloria.

Héctor Dutto es su propietario desde hace doce años y quien lleva adelante el proyecto. Se trata de una estancia muy antigua y así lo explicó: “Según investigamos, este lugar nace hace más de 100 años y quien lo abre como un paseo fue Romualdo Quintero. Él tenía siete hijas mujeres y como no lo podían ayudar mucho en las actividades de campo decidió hacer un paseo para pasar el día y sus hijas lo ayudaron en la cocina y haciendo dulces. Así nace El Encanto en 1925, aunque Quintero se habría asentado aquí desde 1890”.

Si bien la finca se dividió luego de la muerte de su primer dueño, hoy El Encanto cuenta con la misma dimensión original de 102 hectáreas.

Hasta hace no mucho la finca la disfrutaba Dutto junto a sus amigos y familiares, pero su idea de siempre fue acondicionarla con infraestructura “para que la puedan conocer todos los habitantes de la zona y los turistas, para pasar la tarde, disfrutar la vistas panorámicas, la naturaleza y recorrer senderos”. “La idea es que sea un lugar para divertirse y para aprender, ya sea que venga la familia o los colegios”.

“En el Encanto tenemos árboles centenarios, arroyos, mucha flora y fauna local, llanos, montañas, quebradas, lugares hermosos. Cada vez que la recorro descubro nuevos sitios, hace poco descubrí conanas de los Comechingones, algunas manos de piedra y encontramos vertientes”.

El campo tiene un arroyo interno que nace y muere allí mismo, se ve la naciente y a los 500 metros desaparece, se filtra entre las rocas y la arena, pero tiene agua todo el año.

Hoy poseen dos circuitos autoguiados: uno de animales de granja, otro de árboles autóctonos (donde cuentan cuáles son los usos que le daba la gente y sus características), y otro de árboles no autóctonos. Tienen un monte comestible de frutales entre los que se destaca una plantación de seis hectáreas de nogales de unos 10 años. “Uno de los árboles sorprendentes es una higuera que tiene muchos años y aún usamos su fruta para hacer dulces y otro destacado es un algarrobo de 370 años”.  

En la finca realizan tareas de granja, tiene animales, por ejemplo, dos vacas que ordeñan todos los días y los visitantes pueden participar en esas actividades. Con esa leche hacen dulce de lecho casero que sirven en las meriendas que pueden disfrutar los visitantes. Otro manjar que ofrecen es un cordero al horno con leña y papas rusticas que se solicita con reserva previa.      

En temporada abren todos los días de 16 a 21 horas y desde marzo a diciembre abren los  sábados y domingos de 15 a 20 horas.

Para más información: en Facebook “Granja Finta El Encanto”, teléfono 03544 61-1590

Informe: Saúl García  Redacción: María Inés Aiuto