Organización y acción a favor del medio ambiente

Organización y acción a favor del medio ambiente
Organización y acción a favor del medio ambiente

Luis Jiménez es antropólogo con orientación en arqueología y docente en la Universidad de Córdoba. Por interés propio, dedicó mucha energía al cuidado y la conservación del medio ambiente, en 1985 se sumó a la ong Amigos de la Tierra, trabajó en la Comisión de Ordenamiento Territorial del Bosque Nativo y es miembro de la Coordinadora en defensa del Bosque Nativo. Creó un Manual contra el desmonte y es uno de los fundadores del Foro Traslasierra, una herramienta virtual para debatir sobre las problemáticas ambientales.    

¿Cómo llegó a Traslasierra?

Nací en Alpacorral y viví afuera en el periodo que estudié en Buenos Aires. Cuando volví a mi pueblo en 2002 lo encontré modificado, tanto su monte nativo como los arroyos. Entonces busqué un lugar que estuviese bien conservado en cuanto a la fisonomía del bosque nativo. Encontré Luyaba y no me equivoqué porque en el último mapeo informal de bosque nativo en la provincia de Córdoba ésta localidad sale como el distrito municipal mejor conservado.

¿A qué se debe esa característica de Luyaba?

Es una suma de factores, uno fue que recién en el 2013 o 2014 se conectó el pueblo por asfalto, antes se ingresaba sólo por camino de tierra, entonces era poco visitado por el turismo o inversores. Otro factor, es que antes de que se asfaltara y empiecen los loteos, ya habíamos tomado medidas ambientales. En enero de 2011 logramos una clausura contra un desmonte, teniendo en cuenta que en diciembre de 2010 se reglamentó la ley de bosques. También hubo siete años continuos de trabajar con chicos del secundario con programas ambientales, enfocados en trabajos prácticos para hacer en familia y fomentar el debate.   En Luyaba se producen fundamentalmente aromáticas, y es el principal productor mundial de ajedrea, condimento aromático para carnes que se exporta a Francia.

¿Cómo está el valle de Traslasierra respecto al desmonte?

Hubo diferentes etapas del desmonte, del 1900 al 1930 sacaban el quebracho y el algarrobo para el carbón de los ferrocarriles, también para muebles y exportación. Fue un proceso extractivo en toda Latinoamérica. Después hubo una gran presión sobre el bosque nativo por el sobrepastoreo excesivo, las cabras especialmente en invierno son capaces de treparse a los árboles para comer, en la actualidad todo el pedemonte de Molles está bien conservado, son de gran porte y antiguos, algunos superan los 500 años, pero no hay Molles chicos, no hay renovales porque no les dan tiempo a desarrollarse, se los comen, tanto las vacas como las cabras. Son bosques que están pero les cuesta mucho renovarse. Hay que tener en cuenta que el bosque nativo es un conjunto de interacción biológica, el sotobosque, el suelo, los árboles grandes, aves, animales y cuando se rompe la estructura deja de ser un bosque. Otra etapa de desmonte fue por la siembra intensiva de tabaco, desde Los Hornillos a las Rosas y hasta La Paz, las empresas tabacaleras más grandes del país estaban instaladas en esta zona. En la década del 50 estas empresas se trasladan a Salta y Jujuy. Luego hubo una expansión de cultivo de frutales, especialmente la parte sur del valle. Más tarde, entre el 2008 y 2010, la provincia de Córdoba padeció grandes incendios intencionales en todo el territorio porque se sabía que se haría el mapa de ordenamiento territorial de bosques nativos, entonces hubo un intento de hacer desaparecer muchas zonas que iban a ser marcadas en rojas y no se iban a poder intervenir, y las quemaron alevosamente. Pasada esa etapa, lo que queda de presión al monte nativo en la sierra es por los loteos a partir del 2010.

¿Hay regulación para estos loteos desde la ley de bosques?

La mayor parte de los loteos que se instalan en zonas rojas y amarillas lo hacen irregularmente. Tenemos una buena legislación que funciona cuando la sabemos aplicar, pero la población en general tiene muy poca formación cívica y desconoce las herramientas legales.

¿Cómo surge el Manual contra el Desmontes?  

Un día me desperté con un ruido de topadoras que estaban volteando un monte frente a mi casa e inicie un camino largo para pararlo, fui a la comuna, a la policía ambiental, no tenía respuesta y ya existía la ley de bosques. Costaron muchas hectáreas de monte nativo lograr que la policía ambiental actúe, y finalmente secuestró la máquina y ordenó  la primera clausura de desmonte. Después los vecinos me venían a buscar cuando había desmontes para frenarlos. Con esa experiencia escribí el manual y hoy en día la policía ambiental respeta mucho a los vecinos que aparecen con él. Allí se explica qué hacer ante un desmonte, cómo hacer las denuncias y se ejemplifica con casos concretos. Se puede bajar por internet o ingresar a la página web del Foro Traslasierra.

¿Qué nivel de interés hay en la población del valle por conservar el ambiente?

En Traslasierra hay un factor cultural importante por el cual existe una organización de resistencia ambiental, la mayor parte de la población es gente que vino de otra parte en busca de naturaleza y que le abran un loteo enfrente no le gusta. Acá hay dos culturas distintas, el que tiene la idiosincrasia de la ciudad y el que tiene la idiosincrasia de la sierra, somos todos argentinos, pero según la definición de cultura más moderna, dice que es el producto de la relación del hombre con su ambiente, y eso nos genera formas distintas de actuar para defender el ambiente. El serrano también defiende el ambiente, hay muchas denuncias anónimas, la gente de la ciudad tiene una tendencia a juntarse, hacer asambleas y decidir entre todos, el serrano va a buscar a la persona que sabe cómo pararlo, lo hacen de otra manera.

El 2 de junio pasado presentaron en Mina Clavero el Foro Traslasierra, ¿en qué consiste?  

El foro es una asamblea virtual. El funcionamiento asambleario tiene un alto costo económico por el traslado de pueblo en pueblo y social porque hay que dejar algo de tu vida cotidiana para poder participar. La idea del Foro es no perder tiempo ni esfuerzos ni dinero en reunirnos si se puede hacer virtualmente. Los fundadores somos veintiuno de distintas profesiones y hay gente desde La Paz hasta Villa Cura Brochero. El Foro permite debatir durante una semana, permite la votación secreta y la posibilidad de garantizar que cada uno exprese sus ideas y propuestas. Está funcionando muy bien como página web, pero aun no logramos que funcione como foro para el público en general. Los temas a tratar varían de acuerdo a la localidad, en Las Rabonas el tema del agua envasada, en Luyaba el monte nativo, en Nono los loteos, etc. Desde el foro también se pueden proponer acciones, por ejemplo, hace poco ingresó una persona que propuso hacer un relevamiento de los árboles nativos antiguos en la zona.

¿Ya realizaron alguna acción concreta?

La primera acción del Foro fue hacer un pedido de informe sobre el estado del río Los Sauces desde la legislatura hacia las autoridades municipales de Villa Dolores que dio muy buen resultado. Todos los vertidos, la basura, van hacia el rio, si no hacemos algo para recuperarlo lo perdemos. Cuando el tema tomó estado legislativo, llegó a los medios y obligó a las autoridades a tener un tratamiento distinto del que venían teniendo. Así obtuvimos el primer informe legislativo. Luego presentaron dos proyectos distintos para crear una reserva en el rio Los Sauces, es decir, se generó una respuesta desde lo político. Todavía no se sabe de qué se tratan esos proyectos y que van a hacer, lo que si se logró en concreto es detener las obras de canalización, de hacer un gran drenaje.

Por último, como antropólogo tiene un libro en preparación, ¿de qué se trata?   

El libro se llama “Kamiare, la verdadera identidad Comechingón”, que hace una reconstrucción, parte desde lo puramente metodológico-científico desde la óptica de la antropología arqueológica, una ciencia que reconstruye el pasado del hombre por  evidencias. Todo lo que pudimos reconstruir de ese pasado para explicar la nación Kamiare. El término comechingón es una supresión de identidad cultural porque ellos así mismos se identificaban como nación Kamiare, comechingones es un nombre despectivo. La idea del editor es llegar a la próxima feria del libro en Córdoba con la presentación que creo será  para fines de septiembre.  

Por María Inés Aiuto