H.C.D Mina Clavero: $22 Millones sería la deuda municipal

H.C.D Mina Clavero:  $22 Millones sería la deuda municipal
H.C.D Mina Clavero:  $22 Millones sería la deuda municipal
H.C.D Mina Clavero:  $22 Millones sería la deuda municipal
H.C.D Mina Clavero:  $22 Millones sería la deuda municipal
H.C.D Mina Clavero:  $22 Millones sería la deuda municipal
H.C.D Mina Clavero:  $22 Millones sería la deuda municipal

El miércoles 19 de septiembre volvió a sesionar el Concejo Deliberante de Mina Clavero, con la presencia de todos sus integrantes.

Antes de comenzar el tratamiento del orden del día, la vecina Maisa Ontivero solicitó ser escuchada, momento en el que recordó que en la jornada de la fecha se conmemora el Día Nacional de las Personas Sordas. A fines del siglo XIX se creó la primera escuela para sordos, justamente en nuestro país, razón por la cual se recuerda esa fecha como Día Nacional.

El concejal Martín Pereyra recordó luego el Día del profesor y, seguidamente, hizo lo propio con la figura de José Manuel de la Sota, fallecido el último sábado en un accidente de tránsito. Lo propio hizo Miriam García y, adhiriendo al homenaje, el titular del bloque de Juntos por Córdoba (UCR-PRO), Cristian Giordano.

Luego de la lectura y aprobación del acta de la sesión anterior, se pasó al tratamiento de los dos únicos temas previstos en el orden del día. En primer término se trató el dictamen del Tribunal de Cuentas sobre la cuenta anual 2017, que ya había sido frustrado en junio pasado, cuando la oposición cuestionó varios aspectos de la documentación incluida en el expediente, así como la falta de información trascendente.

La crítica a la cuenta anual, tal como fue presentada para su consideración al Concejo, fue realizada básicamente por el edil Alejandra Milazzo, quien analizó 4 aspectos de la misma que se habían considerado cuestionables ya en junio pasado. La falta de información sobre los juicios pendientes del municipio fue uno de ellos.

Se supo ahora que serían unos 7,4 millones de pesos los que pueden reclamarse para el pago, lo que sumado a la deuda flotante (de ejercicios anteriores) hace una deuda total de alrededor de 22 millones. Otro punto oportunamente cuestionado era la falta de información sobre el saldo de una cuenta en el Banco de Córdoba.

También se indicó la irregularidad con la sanción de varios decretos en enero de 2018, a fin de compensar partidas. La compensación de partidas implica el pase de fondos de una partida de gastos a otra, en tanto en una no se ha ejecutado el total presupuestado y, en otras, ha habido exceso de gasto sobre lo establecido previamente.

Unos 26 millones se habrían usado compensando partidas, pero la irregularidad en el dictado de los decretos respectivos fue el punto más criticado por la oposición. Por otra parte, no hubo una satisfactoria explicación respecto al agotamiento de una partida entre el 2 y el 4 de enero de 2017, a tan solo 2 días de iniciado el ejercicio del citado año.

Los concejales Quiroga y Giordano fundamentaron desde un punto de vista jurídico y político su postura, coincidente con la de Milazzo. Por lo expuesto, el bloque opinante definió su voto en contra.

En respuesta, el titular del bloque oficialista, Martín Pereyra, recordó a la oposición la falta total de rendición de cuentas en las gestiones de Alberto Giménez, incumpliendo con la Ley 8102 y que recién se comenzaron a efectuar a partir de 2012. Para sostener su postura leyó un acta del Tribunal de Cuentas del año 2007, en la que se aseguraba que desde 2004 a ese año, prácticamente el organismo no había dictaminado por falta de soporte documental para hacerlo, el que -como se sabe- debe ser elevado por el Ejecutivo. Pereyra habló de lo que consideró una actitud hipócrita y carente de memoria de la oposición. Luego repaso aspectos de la gestión del actual gobierno y anunció el apoyo al informe.

La votación resultó de 4 votos a favor de la aprobación frente a los 3 en contra. A partir de entonces comenzó una dura polémica con pases de facturas mutuas. Entre otras cosas, el concejal Quiroga respondió que la rendición anual fue realizada recién cuando el MoVeDePo conminó al gobierno municipal a que lo haga y no por mérito propio del Ejecutivo.

Por su parte, la concejal Milazzo -muy nerviosa-, interrumpió varias veces a Pereyra para defender a sus colegas de bloque de las acusaciones y a la gestión de la que formó parte como responsable de Ingresos Públicos,

El MoVeDePo sostiene  que hay parte de razón y verdad en ambas posturas y que lo indefendible lo es por el propio peso de los hechos. Es verdad que las gestiones radicales nunca presentaron la rendición anual (a pesar de que entonces también se realizaron reclamamos.  Ello no en óbice para que la cuenta anual sea elevada con irregularidades.

También es cierto que la gestión actual, desde 2012, comenzó a hacerlo, cuando se insistió año a año con la demora con que se lo hacía. Es más, en 2015 el mismo partido debio enviar carta documento exigiendo dicha presentación, so pena de denunciar al intendente Bañuelos por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Eso hizo que se tuviera una respuesta positiva, ante semejante presión ya no solo política, sino legal. Finalizando la sesión volvió a hablar el edil Giordano quien le dijo al concejal Pereyra que no debía enojarse por la marcación de errores, agregando que el Concejo Deliberante no es una escribanía del Ejecutivo.

El último tema del día, el proyecto de Ordenanza para ratificar el convenio de adhesión al Plan de Federalización de la Gestión de comedores PAICOR del interior y la creación del programa de auxiliares de cocina de dichos comedores, fue girado a comisión para su estudio y posterior retorno al recinto para su consideración definitiva.