Couching de vida: Incertidumbre

Couching de vida: Incertidumbre

Hola, ¿cómo estás?

En esta oportunidad quiero conversar sobre la incertidumbre, algo con lo que a veces nos complicamos.

Incertidumbre significa sin certeza, o sea no saber cómo va a ser algo. Lo primero que tengo que decir es que la incertidumbre tiene injustamente mala prensa, parece que no es bueno no saber qué va a pasar. Socialmente la consideramos como algo no grato, es como que está mal no saber que vamos a hacer. Vendría a ser algo así como una maldición. Culturalmente estamos en la creencia de que tenemos que saber, necesitamos saber. Entonces si sabemos tenemos todo bajo control. Vemos valor en la seguridad, creyendo que esta seguridad nos protege de algo malo que nos pueda pasar, como lastimarnos, golpearnos, decepcionarnos, perdernos. Esta seguridad es como una cápsula, dentro de la cual estamos protegidos, lo que puede resultarnos muy cómodo.

El riesgo, para mí, es que esta cápsula se transforme en una especie de jaula que nos tenga atrapados, porque si prendemos la luz para ver con mayor claridad puede que nos demos cuenta que, si queremos crecer no podemos estar siempre en esta cápsula, de que para aprender algo, tenemos que salir de ahí, ya que ese algo está fuera de ella. Este escudo que creamos que supuestamente nos protege, también nos limita.

 ¿Cuántas cosas dejamos pasar o nos privamos de hacer por no saber cómo saldrán? Cuando digo esto pienso en cosas cómo:

“Tengo la posibilidad de trabajar de forma independiente de mi profesión, pero ¿ganaré lo suficiente? ¿y si no consigo clientes? ¿y si me va mal?

 “Muero de ganas de invitarla a salir, ella me gusta, pero ¿yo le gustaré? ¿y si me dice que no?”

Y yo digo: ¿y si te dice que sí?, ¿y si te va bien?

La incertidumbre no es una amenaza, es lo natural, el vivir transcurre en un espacio de incertidumbre. Si puedo confiar en que no importa no saber lo que va a pasar, pero que ante lo que pase sabré resolver, entonces puedo aceptar esta incertidumbre, relajarme y simplemente empezar a disfrutar de lo que pase. Hasta podríamos verle valor y vivirla como una aventura, pues, ¿dónde sucede una aventura, si no es en la incertidumbre?

Entonces entiendo que puedo disfrutar de esto, sorprenderme, sacar recursos, potenciarme, que pueden salir cosas de mí que tal vez ni sabía que tenía. Bueno todo esto es lo que puede pasar en un espacio de incertidumbre, en un espacio de aventura. Y ahora en vez de necesitar saber todo lo que tiene que pasar, de querer controlar todo, puedo estar tranquilo disfrutando de la aventura que es mi vida.

Te invito a que opines o que me hagas llegar tus inquietudes.

Que tengas una hermosa semana!

 

Pablo D. Busse

Coach Ontológico Profesional Certificado

http://pablobusse.coach/

Cel: 3544 54-4960