Coaching de vida: Disfrutar el proceso

Coaching de vida: Disfrutar el proceso

Hola, hoy quiero conversar de qué nos pasa con el proceso de lograr algo, un resultado.

Observo que es común ver muchas personas corriendo tras sus objetivos, personas muy activas, dinámicas, emprendedoras, verdaderos hacedores, personas que hicieron detenidamente un plan de acción para conquistar esos objetivos, pero que no están disfrutando.

Un indicador de que esto ocurre es, el ir por un objetivo para ni bien alcanzarlo comenzar a ir por otro y luego por otro, y realmente no se observa un disfrutar de lo alcanzado. Yo me pregunto, en estos casos ¿queremos lo que decimos que queremos? ¿O nos ponemos objetivos por que hay que ponerse objetivos?

Creo que el no estar disfrutando, tiene que ver con donde están puestos nuestros ojos, dónde estamos viviendo, con esto me refiero al tiempo. Si estamos pensando en todo momento, de dónde partimos, de dónde venimos, cuáles fueron nuestras experiencias anteriores o semejantes, estamos viviendo en el pasado. Si estamos pensando y toda nuestra atención está en el objetivo, y tenemos prisa por alcanzarlo, y no hay nada más importante que conseguir o lograr ese objetivo, estamos viviendo en el futuro. Cuando estamos en el pasado o en el futuro, nos estamos perdiendo del presente.

El disfrutar, en cambio, aparece como posibilidad en el presente, en el ahora. Él ahora es el único tiempo real, es donde vivimos, donde estamos, donde somos. Tanto el pasado como el futuro son solo conversaciones.

Cuando no estamos disfrutando es común que aparezca el enojo o la exigencia, nos enojamos con nosotros mismos y nos auto-exigimos y esto seguramente no contribuye a nuestro bien-estar y es muy posible que nos lleve a un lugar que no queremos.

Hay personas que sostienen que no tienen tiempo para disfrutar, que tienen tanto por hacer, tantas tareas, tantas responsabilidades que es imposible parar un ratito para disfrutar, disfrutar es un lujo que no pueden darse. No están viendo que tienen la posibilidad de elegir vivir la vida que quieren vivir.

Estamos inmersos en una cultura que valora los resultados y se olvida de lo mágico e importante del proceso. Es en el proceso justamente donde tenemos la oportunidad del aprendizaje y es en el proceso donde vivimos.

Considero de mucho valor tener proyectos, objetivos, realizar nuestros planes para alcanzarlos e ir por ellos. Son nuestros desafíos, donde podemos ver la expresión de nuestro liderazgo personal, una oportunidad de crecimiento e incluso alguno de estos objetivos puede darle sentido a nuestras vidas. Lo que digo es que hay una gran diferencia en como los vivimos.

Para saber desde que lugar estamos viviendo lo que nos pasa, podemos hacernos una pregunta ante eso: ¿estamos teniendo problemas o desafíos que resolver?

Todo esto me termina conectando con el vuelo, no lo puedo evitar. Si lo pienso un instante puedo decir que el piloto disfruta más del vuelo (proceso), que del llegar a destino (resultado), ya que disfrutamos del volar y cuando llegamos justamente dejamos de hacerlo.

Algo que condiciona, o que abre la posibilidad a que el disfrutar aparezca, es el tipo de ojos que tiene un piloto. El piloto ve el mundo como una fuente inagotable de aventuras, de oportunidades. Ante una misma situación una persona puede ver peligro, riesgo, mientras que otra puede ver desafío, aventura. A esta diferencia, en la forma de ver, es a la que me refiero.

El tema es que esta pequeña diferencia en nuestra forma de ver, en nuestra manera de estar siendo, va a hacer que vivamos en un mundo o en otro. El mundo aparece para mí como un lugar de bienestar, de amor, etc.? o como un lugar de mal-estar, de agresión...? ¿Qué es lo que cambia? Mi ver, yo, mi vivir y mi forma de relacionarme.

¿Y vos? ¿Estás disfrutando de tus procesos? ¿Estás presente? ¿Qué necesitas para empezar a disfrutar? ¿Sabes cuál es tu elección?

 

Pablo Busse

http://pablobusse.coach/

el: 03544 54-4960